Traducir a otro idioma

jueves, 31 de marzo de 2011

La medicina no fue siempre así


Del colega Martín de Ambrosio:

"La medicina no fue siempre así", de la serie "Las cosas no fueron siempre así"...

Autores: Martín de Ambrosio e Ileana Lotersztain
Ilustrador: Javier Basile
ISBN 978-987-1217-27-4 / 40 pág. / $49 / + 8 años

La medicina no fue siempre tal cual la conocemos. No nació de un día para otro ni es el invento de un genio iluminado. Detrás de cada tratamiento, cada vacuna o cada hallazgo hay personas de carne y hueso, años de experimentación, éxitos, fracasos, frustraciones y quizás un golpe de suerte. Y en su historia sobran anécdotas curiosas y divertidas.


Un interesante recorrido por la historia de la medicina, que recrea la época en la que los médicos eran magos y hechiceros, las operaciones se hacían sin anestesia y en cualquier sitio, los cirujanos no eran médicos sino peluqueros y la gente se moría por enfermedades que hoy son fácilmente curables. La historia contada a través de los descubrimientos y avances científicos que hicieron de la medicina lo que es hoy.

Martín (La Pampa, 1977). Es periodista científico y escribió varios libros de divulgación para distintas editoriales. De pequeño no le gustaba especialmente jugar al doctor, y de grande le gusta visitar médicos, pero sólo para entrevistarlos cuando está escribiendo algún artículo periodístico. | Ileana (Buenos Aires, 1972). Es bióloga, escribió muchos libros para niños y es una de las directorias de esta colección. De pequeña, sus padres la llamaban "la niña de los 7 dolores", porque no pasaba un día sin que le doliera algo. De grande pensó en estudiar medicina, pero desistió porque se impresiona fácilmente (de hecho, se desmaya cada vez vez que le extraen sangre). | Javier (Buenos Aires, 1969). Es diseñador gráfico, ilustró muchos libros para niños y enseña diseño e historia en la universidad. De pequeño lo operaron de hernia, se fracturó un brazo andando en bicicleta y se dislocó un pulgar jugando al fútbol. De adulto lo operaron de la rodilla y del apéndice, siguen sin gustarle las inyecciones y es fan de la serieDr House.

Para usar en el aula
segundo ciclo /// cs. sociales – las actividades humanas y la organización social | contenidos: Las manifestaciones culturales del pasado, problemáticas socio-históricas. Costumbres, creencias, valores y tradiciones. Valoración de los cambios. | temas:Magos y hechiceros, cirujanos y barberos. Hipócrates, Galeno. Los primeros hospitales y tratamientos. Sangrías, remedios, vacunas y antibióticos.

jueves, 24 de marzo de 2011

Dos


Ahí estaban a la hora indicada, esperándose con el cielo escondido tras sus párpados. Abrieron sus ojos, sonrieron en una mueca unísona y se miraron. Él, que era ella, ella que era él; o ellas o ellos, al fin y al cabo, dos que fueron uno; o todos a la vez, en su propio desierto.

lunes, 7 de marzo de 2011

Rosendo y Mariano, cercanos geográficamente y con los asesinos de siempre...

..."¿Quién mató a Mariano Ferreyra?", de Diego Rojas


La publicación del libro de Diego Rojas (¿Quién mató a Mariano Ferreyra?, Editorial Norma, 188 páginas) no podría ser más oportuna. Al cumplirse cuatro meses del asesinato de nuestro compañero, la lucha por el juicio y castigo ha logrado una victoria con el encarcelamiento de los jefes de la patota: José Pedraza y Gallego Fernández. Sin embargo, la pregunta de su título mantiene toda su vigencia.
El asesinato de Mariano Ferreyra fue presentado, en especial por la escuela de intelectuales del oficialismo, como el resultado "fortuito" de un "enfrentamiento". Según los opinólogos K, en el cuadro de una Argentina donde reina la paz social y el respeto por las (escasas) expresiones de protesta, a un patotero "se le fue la mano". Opuesto a esta visión -a través de una cuidadosa reconstrucción de los hechos y de testimonios de los participantes de la movilización de los tercerizados, de la patota del sindicato y hasta de transeúntes- Rojas clarifica cómo los trabajadores fueron atacados por la patota luego de recibir la orden de escarmentarlos usando armas de fuego que habían llevado premeditadamente. Para hacerlo, los patoteros contaron con la complicidad policial, que los dejó actuar y luego trató de encubrirlos.
El asesinato de Mariano no puede ser comprendido dentro de los límites jurídicos; se necesita desentrañar los intereses que estaban en juego. No basta una cuidadosa reconstrucción de los hechos del 20 de octubre, que Rojas describe de una forma que sólo puede leerse conteniendo la respiración, sino que es necesaria una historia de la destrucción de los ferrocarriles desde su privatización, pero que arranca con el plan ferroviario de Frondizi, en 1961. Es la historia, además, de los negociados de las empresas, el Estado y la burocracia sindical; así como la historia de la lucha obrera.
El libro es así una imagen de la Argentina de hoy. Denuncia detalladamente la precarización laboral en el ferrocarril, desnuda el fraude de la tercerización y la superexplotación obrera que implica (dato no menor, ya que esta realidad no es privativa del ferrocarril: en nuestro país, el 52% de los trabajadores está precarizado, posibilitando un aumento de la tasa de explotación, base del "modelo nacional y popular" de los K). También aporta datos sobre los ‘extraños' negocios de los sindicalistas empresarios en los trenes -transformados en explotadores de los trabajadores que dicen defender- y el rol del Estado nacional en esos negociados. Muchos intereses habían sido puestos en juego por la lucha de los trabajadores tercerizados, por eso había que pararlos. Para ello, la burocracia recurrió a sus propios métodos.
Pero Pedraza y la Unión Ferroviaria no son excepcionales en el uso de patotas y barrabravas. En los últimos años, la protesta obrera ha sido enfrentada recurrentemente con barrabravas contratados por los sindicatos, "columna vertebral" del gobierno K. El gobierno dice no reprimir, pero terceriza esa tarea (hasta que ésta no alcanza, claro). El libro denuncia, entonces, el largo recorrido de la represión tercerizada de los trabajadores -y detalla el reclutamiento de barrabravas bajo el régimen de los Kirchner. Además, muestra los lazos que quisieron ser ocultados entre la Unión Ferroviaria y el gobierno nacional, además de contener como novedad la única entrevista que dio José Pedraza luego de los hechos, donde queda de manifiesto la catadura moral del personaje.
El libro es, también, un retrato de Mariano Ferreyra. Lo presenta a través de las voces de su mamá, su hermano, su ex novia y de compañeros que militaron con él en diferentes épocas. Este es uno de sus mayores aciertos: lejos del bronce y la mitificación, Rojas logra poner de relieve la enorme humanidad de Mariano. Un Mariano con inquietudes, que amaba a su familia y era incondicional con sus amigos, apasionado por la música y el cine, con sus avances y retrocesos en la construcción de su camino personal y militante, pero que sostenía consecuente su convicción de querer luchar toda la vida por el socialismo.
En el camino del periodismo de Rodolfo Walsh ("¿Quién mató a Rosendo?" inspira su título), el libro de Diego Rojas devela la trama oculta, confirma las denuncias que realizamos y demuestra el carácter político del asesinato de Mariano. Un crimen contra la clase obrera.

Revolución y revisionismo

La amiga Verónica Baudino envió esta gacetilla de prensa, anunciando la presentación del libro “Una espada sin cabeza. Las FAL y la construcción del partido revolucionario en los ´70”, de Stella Grenat. 

Panelistas:

Stella Grenat, autora del libro, historiadora, militante de Razón y Revolución
Ariel Hendler, licenciado en Psicología, periodista y escritor, autor de La Guerrilla invisible. Histora de las Fuerzas Argentinas de Liberación (FAL)
Carlos Flaskamp, ex-militante de la Guerrilla del Ejército Libertador (GEL), de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) y de Montoneros, autor de Organizaciones politico militares. Testimonio de la lucha armada en la Argentina (1968-1976). 

Viernes 18 de marzo, 19.00 horas. Barrilete Libros, Condarco 90, Capital Federal. Entrada libre y gratuita.


Sobre el libro
La estrategia del FAL se caracterizó por privilegiar el uso de un método, la lucha armada, por sobre la definición de un programa político. Este rasgo contribuyó a la constitución de un frente militar y entorpeció la construcción de una organización partidaria. La llegada al gobierno de Lanusse y la profundización de una estrategia que apuntaba a una salida electoral, instalan la necesidad de clarificar y definir posiciones políticas. Pero FAL, que se había concentrado en forma excluyente en el desarrollo de acciones armadas, carecía de definiciones políticas sólidas para responder a esta nueva coyuntura. En consecuencia, se desarticula.
La magnitud de éste déficit debe medirse en el marco de la crisis orgánica abierta con los acontecimientos de 1969, cuya resolución a favor de los intereses de las amplias masas movilizadas requería un elevado nivel de organización popular. La dificultad demostrada por FAL para disputar la conducción estratégica del proceso a la burguesía expresa parte de los límites subjetivos de la fuerza social revolucionaria. Asimismo, este caso contribuye a explicar por qué, a pesar de la potencia surgida de los hechos insurreccionales del periodo, las organizaciones de izquierda que nacieron o se consolidaron en esa etapa no lograron hegemonizar a la gran mayoría de la clase obrera, que permaneció fiel a una estrategia reformista.

Sobre la autora
Stella Grenat es historiadora, egresada de la Universidad de Buenos Aires. Miembro de la Organización Cultural Razón y Revolución, realiza sus investigaciones en el CEICS. Se desempeña como docente en la UBA y en colegios secundarios. Ha escrito numerosos trabajos sobre la lucha de clases y las organizaciones armadas en las décadas del ’60 y ’70. Actualmente se encuentra desarrollando su tesis doctoral sobre el PRT-ERP. Este, su segundo libro, fue defendido originalmente como tesis de licenciatura, que obtuvo la máxima calificación y recomendación de publicación.

martes, 1 de marzo de 2011

Imposibles



Un rey que hace jaque mate.
La octava nota musical
El básquet terminando en empate
Encontrar  la piedra filosofal
Ser patrón o funcionario trabajando
Un domingo sin fútbol, ni mate.
Enamorarla solo pensando

Cumpas torturados sin dolores ni despojos
Euclides y su quinto postulado
Una luna sin el azúcar negro de sus ojos.
Que el movimiento perpetuo sea alcanzado
Soviet sin bolches, ni obreros rojos.
Una ecuación de quinto grado

Un truco entre famas y cronopios.
El socialismo por las buenas.
Un coro que es un soliloquio.
Una lágrima sin risas ni penas.
Negocios eclesiásticos con nombre propio.

El viento sin silbidos y con pudor.
En futuro en la víspera o antes.
Un peón que no cree en su color.
Una huelga sin laburantes.

Una revolución que no avanza ni retrocede
Un trueno sin miedo y sin ruido.
Jesús y el chamuyo de la Santa Sede.

Vivir sin ella y sin los míos
Que el sayo al fin me quede.

Ser trotskista y pecho frío

Horacio Ramos

oooOOOooo

A Horacio lo conocí hace muy poco y hace tanto tiempo. Es docente, es militante, es escritor. ¡Y escribe eh! Tiene su blog al que tenés acceso desde este (vaya allá, "a la derecha de su pantalla señora"). Vale la pena, aunque te separen mares de ideas respecto de sus pensares. Vale la pena porque genera emociones, no está vacío. El tipo escribe de puta madre, se lo digo cuando puedo, cuando lo leo. Va a trascender. Se me hace. Viste las vueltas como son. Quise reencontrame con ustedes a partir del último texto que compartió en facebook. Una joya. Sobre mí escribo bastante. Me gusta que, de paso por estos lares, descubran escritos más valiosos, valiosos per sé. Hay tanto talento por ahí en medio de esta locura cibernética, algo como paradójico, estar y no estar, comunicarse y de tanta comunicación la incomunicación, de semejante cantidad de información la desinformación. Y el talento entre todo eso. Horacio y su talento.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...