Traducir a otro idioma

viernes, 29 de noviembre de 2013

Periodismo gráfico, reformulando


“(…) en la historia de la cultura, nunca nada ha acabado con nada. En todo caso, lo ha cambiado profundamente (…)”. Umberto Eco
A comienzos de agosto de 2013, el dueño del sitio web Amazon compró el legendario diario The Washington Post, el mismo que reveló el caso Watergate y provocó la caída del presidente Richard Nixon y el mismo que, asegura el mundo periodístico, es el preferido de la elite política estadounidense. La noticia en sí es algo más que un simple anuncio comercial. Es la materialización de una figura que el avance ininterrumpido de la tecnología sobre la prensa escrita dibujó con cara de temor. Que un magnate de la Internet se haga dueño de uno de los diarios más importantes del mundo actualiza el discurso de la sustitución aparecido en los noventa y despabila al planeta del lápiz y el papel poniéndolo de frente contra el paradigma de su supervivencia: la forma narrativa. El oficio del periodista gráfico se transita, desde la irrupción de los mass media, sobre el sendero de la creatividad constante, la actualización lingüística y los nutrientes que proporciona el arte literario. De ese modo, obtiene la amplitud sensorial necesaria para construir relatos, describir escenarios y seleccionar los testimonios y datos que conviertan a la noticia en una lectura atractiva, perenne.

La historia y los escenarios. La palabra escrita en materia periodística ya ha mutado su estilo. Del bando panfletario de las colonias europeas y las revoluciones americanas, a los primeros cables de noticias a mediados del siglo XIX con el método de la pirámide invertida; de allí a los leads ágiles y desacartonados posteriores a las grandes guerras del siglo XX. El surgimiento de la non fiction y el realismo mágico sembró el periodismo literario, y de allí al periodismo digital. 
Internet desplazó definitivamente a la pirámide como técnica de redacción. La tormenta informativa que altera la conducta social a partir del consumo de información, derivó en la obligación de ofrecer contextos más amplios para un hecho vuelto noticia. La preponderancia de la contextualización es vital para determinar la relevancia, exactitud, credibilidad y pertinencia de un dato por mínimo que éste sea. El resultado de esta lógica es hacer énfasis en la calidad del conocimiento por sobre el orden secuencial cuantitativo de la información, en franca obsolescencia.
El periodista brasileño Carlos Castilho, especializado en medios digitales desde 1995, desanda la fibra interna del antagonismo cantidad-calidad apoyado en la filosofía. Para él y según algunos teóricos marxistas, “la singularidad está relacionada con la particularidad y la universalidad, y una depende de la otra. En términos simples, lo singular sería el individuo, la comunidad en que está inserto y lo universal, su nacionalidad, sexo o religión. Una noticia sobre un crimen es singular, pero su particularidad puede ser el hecho de estar situada en el contexto de una guerra entre traficantes y policías, mientras que su universalidad reside en la crisis de la seguridad pública nacional”. Como corolario, lo relevante está en conocer causas, consecuencias y actores involucrados de la noticia, esa que hoy se encuentra por todas partes casi al mismo tiempo. Luego, el periodista administra esos conocimientos en el momento de redactar.
El diario y la nota periodística desde el eje redaccional. El valor intrínseco del producto periodístico gráfico es su rol de documento. Una nota o una entrevista, siempre pueden volver a consultarse porque es algo escrito, y lo escrito permanece. Sin embargo, en la valoración instantánea del lector, tal fijeza no significa perdurabilidad puesto que su vigencia tiene coto al final del día. Y mañana, con la nueva impresión y otras noticias, ocurrirá lo mismo. La televisión y la red probablemente hayan potencializado ese ciclo. María Sanucci, docente e investigadora de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la UNLP, en “Oficios Terrestres”, afirma que durante el siglo XX, lo audiovisual se abrió paso a múltiples usos, “se abre camino en un mundo signado por la cultura de la letra impresa, pasando así de un mundo simbólico a otros signos más naturales, a un mundo de representaciones perceptuales. En él parecería tener menos cabida la letra impresa, el prestigio de la escritura. Al mismo tiempo, surgen nuevos modos y formas de lectura, y una profusa bibliografía destinada a reafirmar la escritura y la lectura del código verbal: al respecto, no parece casual en la actualidad la publicación de diversas obras referidas a la problemática y la historia de la lectura”. Este panorama generó ciertamente la expansión del periodismo gráfico en el camino del horizonte literario.
Por un lado está el diario con todo el esquema regenerativo al que lo llevó el paradigma tecnológico: formato, tapa, tipografía, fotografías, uso del color, infografías, distribución textual, número de columnas, organización de titulares, ilustraciones, secciones y demás. Elementos para una transformación visual que ofrece al consumidor de noticias facilidad de lectura y comprensión, además de la rápida ubicación de la información.
Por el otro, la construcción de los textos informativos diluye el viejo lenguaje hilado de las respuestas a las 5W del periodismo en historias contadas con la impronta de Rodolfo Walsh o Truman Capote. Claro está, cada subgénero amplía el estilo según requerimientos pero en la relación existente entre información periodística y materialización de la información se cruzó la frontera narrativa para siempre, o hasta el próximo devenir tecnológico que vuelva necesario rezar la máxima de Umberto Eco ut supra mencionada. Las entrevistas, los perfiles y las biografías cuentan a las personas desde los claroscuros del pensamiento y semblantean personajes novelísticos. Los reporteros de guerra y freelancers son historiadores en tiempo real. La crónica policial en papel o en formato electrónico es un relato ficcionalizado.
Hay un nuevo periodismo que está profundizando los aspectos relacionados a la estructura gráfica en la búsqueda de equilibrar la relación de fuerzas multimedial. Se amalgaman así el texto verbal y la imagen, la cultura audiovisual con la impresa, en una convivencia que algunos autores definen como oralidad escrita.
Nota publicada en Anuario Avatares, apuntes literarios y algo más. Publicación gratuita. Año X, noviembre 2013
* Imágenes tomadas de nuestrosmedios.web.com y El Mosquitero, página de Antonio E. Zafra

viernes, 11 de octubre de 2013

Humor en la memoria

El colega Diego Igal trae a la memoria histórica la revista Humor, y a través de la Editorial Marea nos invita a la presentación de su libro “Humor. Nacimiento, auge y caída de la revista que superó apenas la mediocridad general”. La publicación lleva prólogo escrito por el periodista y escritor Hugo Paredero, quien fuera parte de aquella notable redacción.
La cita es el miércoles 23 de octubre a las 19,00 horas en la Biblioteca Nacional, sala Juan L. Ortiz, ubicada en Agüero 2502 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
¡Importante! ¡Y como para no desaprovechar la oportunidad!: entrada libre y gratuita.



Dice la gacetilla de prensa:

“Hace 35 años aparecía la revista Hum®. Este libro cuenta la primera historia integral de esta revista mítica que revolucionó al periodismo gráfico en plena dictadura. A través del testimonio de sus protagonistas y de una ardua investigación, el lector más nostálgico podrá recordar momentos inolvidables de nuestro país, pero también nuevos lectores podrán acercarse a la historia de esta revista legendaria y descubrir, en un insert especial a color, las mejores tapas y conocer a sus protagonistas en fotografías inéditas.
“Esta es la historia de una revista que quedó en el inconsciente colectivo de los argentinos. Fueron veintiún años ininterrumpidos de una publicación que enfrentó la clausura, desafió censores, sobrevivió a la dictadura, realizó junto a sus lectores la transición a la democracia y siguió ejerciendo su periodismo crítico y zumbón durante los gobiernos de Alfonsín y de Menem. También de sus antecesoras Satiricón, Chaupinela y Perdón.
“Fue el semillero de centenares de ilustradores, chistosos, caricaturistas, probos y aprendices del plumín y el periodismo, muchos ya consagrados, que nunca más trabajaron todos juntos en una misma redacción. Y fue el reino de su creador, director, dibujante estrella y patrón, Andrés Cascioli.
El periodista Diego Igal, luego de años de investigar, recorrer hemerotecas y entrevistar a sus hacedores, proveedores, distribuidores y acreedores, recrea esos años de creatividad y éxito, pero también su declive y cierre”.

"Esta es la historia de un hombre, Andrés Cascioli, de una revista, Humor Registrado, de una mística explosiva nacida en una época en la que hacer periodismo desde la vereda de enfrente no era lo más recomendable para conservarse vivos. Hagan la plancha cuando lean este libro, todo es cierto. Esos eran los nombres, las circunstancias, los logros, los problemas. Ese era el espíritu de Humor. Así fue su éxito: una justa desmesura caída del cielo totalmente abonada por terrestres, que llegamos a ser millonada, entre los que la hacíamos y los que la leían". Hugo Paredero, del prólogo del libro

jueves, 11 de abril de 2013

Lo que dijo el espejo que escrbiera


...una novela 
iniciada
algunos poemas 
de oferta
por ahí también duermen silenciadas
canciones de música 
sin tonos
infinitos colmados de metas
una colección de obstáculos 
firmes
este mismo renglón retomado 
ahora
que no es el hoy del comienzo
así
el continuo presente de siempre
laberíntico tiempo
bailador de veleta
burlón de entrada y salida
y al fin
lo interminable 
empieza...

jueves, 4 de abril de 2013

Abril: del tornado 2012 a la inundación 2013, los políticos y sus medios de información

Las consecuencias del terrible temporal desatado en el área metropolitana y Gran Buenos Aires, me dejaron congelado durante horas frente al televisor.
Casualmente, o no, ocurrió algo similar exactamente hace un año. Para esta misma época las zonas sur y oeste del GBA fueron atravesadas por fortísimos vientos, granizo y lluvia. El desastre en aquellos días fue comparable al paso de un tornado, pero desde los medios se evitó hablar en esos términos. Los especialistas invitados tampoco hicieron referencia directa a un fenómeno de tal magnitud. Pero diez después el Servicio Meteorológico Nacional reconocía que se había tratado, efectivamente de un tornado. Mejor dicho, cuatro tornados. Obviamente y en especial la televisión, no se dio el espacio ni tiempo a la ampliación de esa información. Ya había pasado.




Por entonces las quejas apuntaban a la demora con que las empresas de energía (dos, monopolios al norte y sur del país, Edenor y Edesur) normalizaban el servicio. Como grandes anunciantes, esas empresa fueron fríamente cuestionadas desde los programas políticos y de actualidad. La pauta pesó por encima del análisis, la historia reciente y las promesas incumplidas de revisión de los contratos licitados en épocas del menemismo.
Doce meses más tarde, el agua que cayó del cielo en menos de un día, equivalió al promedio histórico del mes de abril. Sin embargo, una inundación no es un tornado. La noticia primero se abrazó a lo acontecido en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y por la tarde la ciudad de La Plata fue el epicentro.
Mientras los informes y los móviles se concentraron en la CABA, en La Matanza y San Martín también había evacuaciones y anegamientos inéditos y no tanto. Pero las coberturas fueron monopolio exclusivo para el territorio macrista. Y allí radica la pelea principal acerca de lo que pienso como una suerte de "redistribución de la información". Hasta tanto la catástrofe de La Plata no ganó pantalla, la inundación era una cuestión política. Luego, se trató de una catástrofe natural.



La pulseada que por definición de noticia ganaron la ciudad de las diagonales y sus alrededores obligaron a reformular el eje causal de "otra" inundación. Es que la política los salpica a todos. Sin ruborizarse siquiera por un mínimo, el periodismo que tenemos dio una muestra cabal, miserable, de la división en el poder de la información de acuerdo al patrón que les paga, año electoral mediante. Otra vez hay más de 50 muertos. Pero los traficantes de noticias se desvivieron por inculpar y exculpar responsabilidades concretas de esta tragedia. Estoy más convencido que nunca que esta clase, la clase política-corporativa que gobierna a todo nivel (nacional, provincial y municipal) es la misma clase. Porque en cada uno de esos estamentos, sus actores se encuentran totalmente alejados de la niñez, las amas de casa, los jubilados y los trabajadores en general. Son del mismo palo, provienen del mismo embrión, se maquillan, se reciclan. Y hay mucho actor del periodismo masivo perteneciente a una caterva amarilla de mercenarios punteros, gurkas del papel, la tinta y el micrófono.

viernes, 29 de marzo de 2013

Soga

Pincha
          quema
                    ahora
                    se abalanza
presente
ausente
           corta
                  cede
                         hiere
                         alivia
                         da envidia
           se pierde
                                        lejos
                                               ahí
vuelve
         ilusión
                  no
                  sí
atracción
              terror
                      estigma
                                 deseada
                                              olvidada
                                                           suerte
                                                                     fin
comienzo

domingo, 3 de marzo de 2013

Parado, en un ahora


Tiempo escaso en poco espacio
entre tantas ideas atravesadas confundidas
o ciertas
mas confundidas consigo mismas
bailando sobre los minutos contados
de un rosario perdido en la espesura de enero
con las arterias vacías y el hormigón hirviendo
mientras transpiran los limbos del cielo
habla el ahora
que fue mucho con poco
o algo
con poco casi todo el instante
invertebrado
entre San Joaquín entre San Juan entre Buenos Aires
en la muerte y el nacimiento 
por obra y gracia de Pueyrredón
late lo que sale
escueto
poco o mucho todo el ya.

lunes, 18 de febrero de 2013

Contratiempo (bis)


La nota interna desentona 
acompasada
estilo desconocido.
Ni el antojado coro angelical hiela este infierno.
Fiesta de criaturas 
canción poderosa en su localía
bailada
clavando el rigor del mando
medio chueco medio moribundo
mando suficiente al débil sin coraje
amaestrado vil sometido
sin techo bajo techo del ya fue.
Se queman las partituras clásicas
y apaga la improvisación.

martes, 5 de febrero de 2013

Barrial



A fuerza de carencia bien vale escapar 
hundirse en el asfalto violador de la Pachamama
apuntar los instintos a los lilas del paraíso y a las hojas gruesas, lenguas de árboles clavados
al borde del empedrado sinuoso hacia arriba y hacia abajo.
Bien vale 
aunque de poco valor al carácter real 
descubrir en los pentagramas del aire la sinfonía espesa de la civilización
encomillada
y el tiempo con traje penitenciario palmando en la espalda, clavando.
Puntos suspensivos.
Todo vale y vale todo y sirve todo aún en su inservibilidad
aún en su insensibilidad
bien se juega si el rival finalmente se nos pone al lado despojado de las diferencias
como aceptando.
Bien puede estar jugando a lo mismo y el rival finalmente es uno y uno es él
agigantando un ejército de nosotros y ellos sin diferencias en las rosas
rostros sin fisonomía en cuerpos extremados.
Bien le vale al mandamás omnipresente la cuerda tensa.

lunes, 28 de enero de 2013

Espiral


No pido cosas raras asomando de tu cabeza
porque no le pido milagros a tu dios
el mío soy Yo
metiéndome en mi
revolviendo los cajones de basura
apilando años de plástico.
Me alcanza con mi Dios que soy Yo
me alcanza conmigo.
En vano caminaría sobre cartas de agua
soñando oírte atravesar la puerta
y el deseo derretido que huele a tus piernas.
Como nunca te apagaste desnuda.
En el sillón tu espectro
en el espejo la Parca.
Los muebles se van esfumando
se van gritando tus gritos.
Las almohadas murieron después de lejanos jadeos
y la escalera indignada va escondiéndose ahí
en la mesa
la única bondad de este paraíso infernal
lleno de palabras mudas y ciegas
y claro, ya basta, no creo en milagros
fuera de mí
qué rareza tiene un teléfono sonando
ya salgo
no te pido cosas raras.

Publicado en Anuario Avatares, apuntes literarios y algo más... Publicación gratuita. Año IX, noviembre 2012.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...